29 Ago 14

Túneles y obras subterráneas como herramientas de competitividad

Comenta »
Promedio de valoración
    0 / 5 (0 votos)
Tiempo de lectura 8 min

Artículo escrito por el ingeniero José Rafael Acuña para 360° en concreto.

En los últimos años los países han mostrado un interés especial en mejorar su competitividad. Incluso los gobiernos han creado instituciones de competitividad como un ente de coordinación entre el sector privado y el sector público, los cuales son encargados de desarrollar e implementar planes nacionales de competitividad.

Dichos planes tiene como fin contribuir al mejoramiento sostenible de la calidad de vida de la población y, como propósito, mejorar la competitividad de la industria de la construcción, incluyendo obras subterráneas.

La mejora de la competitividad de un país, región o localidad se hace evidente en la suficiencia y calidad de su infraestructura subterránea y se aprecia más cuando se compara con otros países, donde la calidad de los servicios que disfrutan sus habitantes están presentes en infraestructura vial como túneles de carreteras, metros subterráneos, distribución de agua por medio de túneles, entre otros; e incide de manera determinante en el crecimiento económico, el empleo, la productividad y en la distribución de los ingresos.

En Latinoamérica, la construcción de la infraestructura subterránea ha estado casi detenida durante la última década. Por ello, se hace necesario que los países impulsen la construcción de la infraestructura para obras subterráneas, pues de ello depende la competitividad de un país, de acuerdo, a la época que estamos viviendo.

Crédito: Flickr - MTAPhotos

Crédito: Flickr – MTAPhotos

 La competitividad en la obra subterránea

La competitividad de la industria de construcción subterránea, depende de la eficiencia con la que nos dotamos de la infraestructura física necesaria para satisfacer las necesidades actuales de una sociedad.

Identificar las necesidades de la población y los requerimientos del desarrollo del país así como concebir los proyectos de infraestructura subterránea que las satisfagan, es una labor que tienen que realizar las instituciones y entidades del sector público, educativo y de investigación como cámaras, asociaciones nacionales y colegios de profesionales.

Por otro lado, en la actualidad, los conocimientos de ingeniería, construcción y sus tecnologías, el uso de materiales, el empleo de técnicas, procedimientos y los resultados de investigaciones, están al alcance de cualquier empresa.

Por tanto, hoy en día, una constructora además de utilizar información abierta y disponible para todos, debe generar estrategias propias con base en su capital intelectual, para crear ventajas competitivas específicas, con el fin de optimizar los valores agregados. Para las empresas es de vital importancia la forma de combinar el capital intelectual y sus recursos. Este es un asunto troncal en el que los ingenieros y constructores podemos y debemos ocuparnos. El capital intelectual es el conjunto de conocimiento, actitudes y conductas de importancia vital de un país.

Un capital intelectual bien administrado optimiza el logro de los objetivos de la industria de la construcción subterránea. Los países deben esforzarse constantemente para generar, atraer, conservar, desarrollar e incrementar los elementos que integran su capital intelectual. Sin embargo, este esfuerzo ni es sencillo, ni es siempre posible.

Cuando las empresas que integran el sector de la construcción de obras subterráneas son competitivas, se pueden alcanzar  resultados de gran relevancia y productividad, y esto se demuestra en la ejecución exitosa de grandes proyectos de infraestructura a través de consorcios empresariales, donde concurren firmas que se asocian para complementar sus capacidades, así como otras empresas que colaboran – como subcontratistas – debido a su especialización o por alguna ventaja competitiva que haga conveniente su participación.

Estos fenómenos de sinergia empresarial pueden darse si el entorno es favorable. En esto influye la estabilidad de un país, la dinámica y tendencia de las corrientes políticas, el marco jurídico que determinan las legislaciones de obra pública, laboral y fiscal, y el sistema financiero existente. Deben ser igualmente propicios la forma de licitación, la modalidad de contratación, el cliente y el medio laboral.

 Crédito: Flickr – Brisbane City Council

Crédito: Flickr – Brisbane City Council

Podemos citar, a manera de ejemplo, países de la Comunidad Europea, China, Japón y Brasil que se han organizado para mejorar el nivel de vida de sus sociedades y han emprendido la tarea de ampliar y fortalecer su infraestructura subterránea. Como resultado adicional, la dimensión de sus empresas y los apoyos que obtienen de sus gobiernos les permite competir internacionalmente en otros países, con notable éxito.

 Desplazamientos, transporte, movilidad y accesibilidad

La planeación de la ciudad y la región de forma integrada implican la plena combinación de las políticas de transporte y de ordenamiento territorial. Estas políticas deben complementarse con un diseño urbano creativo y de fácil acceso a la información. Movilidad y accesibilidad deben construir un elemento fundamental de la vida urbana, en combinación con una mayor capacidad de elección de transporte, por ejemplo, a través de mejor información o acceso virtual que permitan las nuevas tecnologías.

También es necesario reducir las distancias de transporte de los bienes y servicios básicos a través de conexiones eficaces, agradables, sostenibles y económicas. Ello requiere diversos sistemas de infraestructura subterránea y conlleva a priorizar los bienes y servicios locales que además responden a criterios de energía eficiente y respetan los objetivos ambientales.

A escala local, la tecnología y la gestión de los flujos de transporte deben reducir la dependencia del uso del vehículo privado. A escala estratégica, las conexiones entre barrios y la mejora de los puntos de intercambio modal dentro de las ciudades y territorios facilitarán el desarrollo de una red de transporte subterránea.

Integración económica y conectividad

Las actividades económicas de las ciudades y regiones deben estar fuertemente interconectadas. Esta interdependencia conllevará a una mayor productividad y aumentará la competitividad global. Sin embargo, esto significa que son también vulnerables al cambio de las condiciones locales y exteriores, reflejo de la inestabilidad de la economía global. Debemos tener una visión de una Latinoamérica que promueva la competitividad de la economía fuerte y sostenible como lo están realizando los países de la Comunidad Europea.

La globalización y la especialización regional

La globalización y la especialización local y regional son las dos fuerzas principales que influyen las actividades económicas. Las nuevas actividades económicas que emergen, se basan cada vez más en el conocimiento, al igual que la producción y los servicios que encuentran una gran demanda de productos y servicios especializados, asociados a métodos de producción.

En este contexto económico, la influencia de las regiones y de las ciudades es cada vez más importante dado que las distancias y los mercados a los que atienden son cada vez más grandes. Además, las economías locales se conectan cada vez más con las economías de otras ciudades y países. Las ciudades ya no pueden ser planificadas de manera aislada. Debemos tomar como referencia la norma de las mega-regiones europeas que se convierten en potencias económicas usando la cooperación y la competencia entre ciudades.

Este equilibrio es particularmente relevante para las necesidades energéticas, la integración de las zonas urbanas y suburbanas, un renovado enfoque que potencie la energía renovable y el apoyo a infraestructuras verdes y a los ecosistemas.

 

Crédito: Cortesía Tambako the Jaguar

Crédito: Cortesía Tambako the Jaguar

Ventajas competitivas

Los factores competitivos de las actividades que conforman el desarrollo de infraestructura subterránea son muy diversos y se articulan de diferentes maneras en cada ciudad. Puede haber factores como el patrimonio cultural y natural, la existencia de una mano de obra calificada, el medio ambiente y paisajes adecuados, así como una ubicación estratégica. El futuro desarrollo de las ciudades y regiones no debe ser a expensas de la diversidad económica, sino que debe ser, por el contrario, su fundamento.

Las ventajas significativas y competitivas se pueden alcanzar mediante la capitalización de las cualidades culturales y naturales de las ciudades, y mediante la promoción de su singularidad y su diversidad. Además, proporcionar un estilo de vida y un entorno de trabajo saludable, seguro y agradable, añadirá mucho a la atracción de las futuras actividades y contrarrestará los impactos derivados de la uniformidad de las actividades comerciales globales.

Una ciudad o región próspera utiliza lo mejor de sus características para posicionarse económicamente. Ello exige adaptarse constantemente para mantener sus ventajas en un entorno cambiante. Las tendencias se deben analizar continuamente y los escenarios futuros deben ser períodicamente revisados a fin de anticiparse tanto a las fuerzas positivas como negativas y para responder a ellas apropiadamente.

Dimensión metropolitana

Las principales ciudades se enfrentan no solo a una rápida tasa de urbanización, sino también a una expansión de la escala de los conjuntos urbanos. El atractivo de las zonas urbanas se ve promovido por la competencia global. Esto ha dado origen a la aparición de un centenar de áreas metropolitanas en Latinoamérica en la que vive un buen porcentaje de la población. Estas agrupaciones, estrechamente vinculadas a las áreas urbanas y a las ciudades, son las impulsoras del cambio de los retos sociales y de presión ambiental

La dimensión metropolitana, es un desafío para el concepto tradicional de ciudad como una entidad, pero estas tendencias no pueden ser dirigidas únicamente por las fuerzas del mercado o por los beneficios económicos a corto plazo, a riesgo de tener grandes costos sociales y ambientales. En otros continentes, las rápidas e insostenibles urbanizaciones dan lugar a las mega regiones planificadas con un desarrollo de infraestructura subterránea acorde a los costos sociales y ambientales, para seguir siendo competitivas. Por otra parte, se necesitan nuevas formas de gobierno urbano para proporcionar una capacidad institucional efectiva a fin de sostener la competitividad y al mismo tiempo proteger el patrimonio de nuestras ciudades y territorios. Es a nivel metropolitano donde se puede tener un mayor éxito.

 

Nota aclaratoria de responsabilidad: Las observaciones contenidas en este documento son de carácter informativo y deben ser aplicadas y/o evaluadas por el constructor o usuario solamente en caso de considerarlas pertinentes. Por lo tanto, estas observaciones no comprometen a Argos, a sus filiales o a sus subordinados.


Promedio de valoración
    0 / 5 (0 votos)

Sobre el autor

Comunicadora Social y Periodista de la Universidad de Antioquia (2007). Especialista en Mercadeo de la universidad EAFIT (2015). Actualmente me desempeño como Jefe de Estrategia Digital en Argos. Como redactora he cubierto temas de cultura, medio ambiente e industria. Amo el arte en todas sus expresiones.


54.81.76.247

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *



Archivo

En julio tenemos previsto hacer algunas actualizaciones en el diseño de la experiencia de esta sección.

Pronto podrás disfrutar de una plataforma renovada para aprender, compartir y crear nuevo conocimiento.