18 Jul 17

Un revolucionario diseño que desafió al concreto: Patricia & Phillip Frost Museum of Science

Comenta »
Promedio de valoración
    0 / 5 (0 votos)
Tiempo de lectura 7 min

Patricia & Phillip Frost Museum of Science

Ya se inauguró en Miami, Florida, la nueva sede del Patricia and Phillip Frost Museum of Science. Inaugurado en 1949 y conocido antes como Museo de Ciencia de Miami, en el centro de la ciudad y con vista a la bahía de Biscayne, que promete llevar nuevos aires al sector. El nuevo Museo, que espera recibir más de un millón de visitantes por año, incluye un centro de innovación, un planetario, un singular acuario y un centro de exploración. El planetario cuenta con una amplia cúpula y un auditorio para 250 personas, además de ofrecer proyecciones interiores y exteriores en alta definición para que en la noche se puedan recrear un planeta, un campo de fútbol o cualquier imagen que se desee. La idea es hacerlo visible no solo para visitantes sino para los habitantes de Miami. Es un lugar que combina el cosmos, la magia y la nostalgia.

El proyecto es un singular conjunto de edificios que representan una hazaña innovadora para la ingeniería y la ciencia, desde las casi 26 horas que tomó el vaciado de concreto para la conformación del acuario inclinado hasta las secciones de “piel de naranja” que conforman el planetario. Así, lo que más sorprende a primera vista, es el revolucionario diseño, el cual también lo convertirá en uno de los museos más innovadores de su tipo, y que a su vez incluye la astronomía y la vida marina. Cada componente del edificio es una exhibición de vida y, al mismo tiempo, un espacio orientado a los principios de sostenibilidad y cuidado del medio ambiente.

El “núcleo viviente” del museo, compuesto por un acuario y un centro de vida silvestre actuarán como un microcosmos de la ecología local del sur de la Florida. Las nuevas instalaciones son una arquitectura que combina ambiente, sociedad y naturaleza, con techos verdes que albergarán flora y fauna, un sistema de recolección de agua lluvia, y espacios libres energizados por el aire exterior. Además, el lugar es complementado por un humedal artificial que controlará la escorrentía de aguas pluviales. El proyecto tiene como objetivo crear un modelo de sostenibilidad a gran escala con ventilación de alto desempeño y sistemas de aire e iluminación natural. El museo será un activo destinado a impulsar el progreso económico y arquitectónico de la ciudad.

Patricia & Phillip Frost Museum of Science

¿Cómo es el diseño de este particular museo?

Conectando la agitada vida del centro de Miami y la vida acuática de la bahía de Biscayne, el museo de ciencia Patricia & Phillip Frost se diseñó con el fin de lograr un lugar apropiado para explorar los mundos naturales y artificiales. El diseño respondió a dicha exigencia creando un complejo de cuatro edificios conectados entre sí, que permiten aprovechar elementos como la brisa y el sol para hacer del proyecto una conexión entre el mundo exterior e interior. Esta postura abierta maximiza los vientos frescos, haciendo los espacios laterales agradables.

La variedad de formas de los edificios crean un contraste y sentido de mundos e ideas diversas, de forma que la estructura y el medio contrastan con el color. Los edificios en forma de barra están unidos y forman unos brazos abiertos. Los diseñadores plantearon a estos dos edificios una fachada unificada, animada con diferentes texturas geométricas que van hacia adentro y hacia afuera y que juegan con la luz del día. Está compuesta de elementos cóncavos, convexos y algunos con un agujero de vidrio, de tal manera que se logran diversas combinaciones para la piel de la edificación. La textura de la fachada también connota patrones dentro de la ciencia, tales como células vegetales, un código para computadoras o la estructura del ADN. En la parte posterior de los brazos extendidos o edificios regulares, se encuentra el acuario, el cual tiene forma de goteo orgánico cuando se observa por encima.

Patricia & Phillip Frost Museum of Science Miami

El nuevo Museo tendrá un espacio total de 24.000 m² divido en diferentes espacios que combinan salud, alimentación, tecnología, física básica y especies vivas. Contará con un revolucionario acuario de tres plantas, una galería de 930 m², una cubierta verde, un planetario digital multimedia 3D, un observatorio, un centro de aprendizaje y un parque.

Dado que buena parte de las instalaciones son al aire libre, el Museo está diseñado en cinco niveles de altura con cuatro estructuras separadas, incluyendo la esfera que compone la cúpula del planetario, dos edificios similares en forma de barra y un acuario en forma de cono. Estos edificios están conectados por balcones y pasillos techados que proporcionarán vistas de la bahía y el puerto de Miami. Los edificios ubicados en el Este y el Oeste albergarán el espacio de exposición, el centro de aprendizaje y cafeterías. El “núcleo viviente”, pieza central del museo, albergará exposiciones como un aviario, un acuario de arrecifes del Índico-Pacífico de coral, peces, vivero de manglares, entre otros.

El Acuario, donde muchos visitantes comenzarán su recorrido, es el corazón del lugar. Así que para aumentar el sentido de la exploración científica y la inmersión en el lugar, se diseñó una experiencia vertical donde se podrán encontrar impresionantes ecosistemas acuáticos en el nivel de la superficie al aire libre. Luego, por debajo de la línea de flotación, se encontrará un espacio interior más íntimo e inmerso. El acuario, diseñado en forma de cono, se extiende por tres pisos y ofrece un crucero para peces de mar abierto.

Patricia & Phillip Frost Museum of Science Miami

¿Cómo participó el concreto en la obra?

Para la construcción de toda la estructura se utilizaron diferentes tipos de concretos, y para el caso del acuario se utilizaron concretos postensados, fundidos monolíticamente in situ, y comprimido mediante cables tensados para soportar el peso de la estructura y el agua contenida. Para fundir este gran volumen fue necesario vaciar casi 900 m3 de concreto continuamente durante 26 horas, utilizando 131 camiones mezcladores y dos frentes de trabajo de 150 personas cada uno. Se presentaron diversos desafíos, entre ellos, que el edificio contribuyera –desde su construcción- al medio ambiente. Por esto se incluyeron adiciones como escoria de alto horno al concreto. El eje del cono del acuario tiene un giro entre 22° y 44°, por lo que una mezcla normal de concreto no fluiría adecuadamente. Por ello los ingenieros tuvieron que diseñar cuatro tipos de mezcla de concreto diferentes, con ayuda de diversos tipos de aditivos, que fueran lo suficientemente densas y que pudieran curarse de manera eficiente, pensando a la vez que pudieran fluir con facilidad sobre toda la estructura de acero de refuerzo. Antes de fundir los elementos del acuario, los ingenieros perfeccionaron las mezclas con diferentes pruebas a fin de mantener la viscosidad óptima. También fue importante el correcto vibrado del concreto durante el vaciado, incluso en los ángulos pronunciados, a fin de lograr la máxima homogeneidad posible de la mezcla.

El planetario fue construido con concreto fundido en la mitad inferior y 32 secciones prefabricados de concreto tipo “cáscaras de naranja”, colocadas encima de la parte fundida in situ, que formaron una cúpula perfecta para constituir la esfera del planetario.

¿Qué hace del Museo una obra especial y diferente?

Muchos edificios están diseñados y construidos como una serie de rectángulos y cada planta es igual a la de debajo. El Museo de la Ciencia Patricia & Phillip Frost, en cambio, se compone de cuatro edificios diferentes, cada uno con distinta forma y cada nivel con área variable. Así mismo la altura o la configuración de la planta inferior, y muchas partes de la estructura son visibles desde todos los ángulos. Desde una perspectiva de construcción en concreto, todo esto significa que cada piso, columna, viga y elemento de cimentación tuvo que ser considerado individualmente en términos de ingeniería, arquitectura y estética.

Conclusión

Este gran proyecto es una muestra de tecnología constructiva, donde el concreto, protagonista en la construcción del museo, muestra una vez más versatilidad y eficiencia en un proyecto de esta envergadura, retando a su vez a la ingeniería local y mundial.

 

Nota aclaratoria de responsabilidad: Las observaciones contenidas en este documento son de carácter informativo y deben ser aplicadas y/o evaluadas por el constructor o usuario solamente en caso de considerarlas pertinentes. Por lo tanto, estas observaciones no comprometen a Argos, a sus filiales o a sus subordinados.


Promedio de valoración
    0 / 5 (0 votos)

Sobre el autor

Omar Javier Silva Ingeniero Civil Ciudad: Bogotá País: Colombia

Mi primer acercamiento con el concreto lo encontré de niño en uno de mis hobbies: los carros. Sabía que el concreto lo llevaban en unos camiones muy grandes, con algo atrás que daba vueltas. Esos vehículos siempre despertaban mi interés, además de que mi abuelo era ingeniero civil, constructor, y tal vez el concreto venía en la sangre... Soy ingeniero civil de la Pontificia Universidad Javeriana, con especialización en Tecnología de Construcción de Edificaciones de esa misma universidad. Desde el año 2007 estoy vinculado con la Asociación Colombiana de Productores de Concreto – Asocreto-, donde me desempeño como Jefe de Publicaciones.


54.81.76.247

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *



Archivo

En julio tenemos previsto hacer algunas actualizaciones en el diseño de la experiencia de esta sección.

Pronto podrás disfrutar de una plataforma renovada para aprender, compartir y crear nuevo conocimiento.