19 Sep 17

Concreto bajo tierra para un hito arquitectónico perdurable: Metro de Washington, DC.

Comenta »
Promedio de valoración
    0 / 5 (0 votos)
Tiempo de lectura 6 min

En Washington DC, en Estados Unidos, el metro es un sistema regional de tránsito rápido que está integrado por seis líneas, 92 estaciones y aproximadamente 190 km de ruta sobre rieles, de los cuales 80 km son subterráneos. Beneficia no solamente al distrito de Columbia sino también a condados vecinos en Maryland y Virginia. La mayor parte de estos tramos están bajo la zona central de Washington y las localidades cercanas, que tienen alta densidad poblacional.

Su característica principal es que los tramos subterráneos poseen una arquitectura original e innovadora, que han convertido este sistema en uno de los más originales a nivel mundial. En enero de 2014 el Instituto Americano de Arquitectos lo premió por “un diseño arquitectónico de importancia duradera” que “ha resistido la prueba del tiempo al incorporar la excelencia arquitectónica durante más de 25 años”.

Concreto Bajo Tierra - Metro de Washington, DC

La construcción del Metro de Washington empezó el 9 de diciembre de 1969 y la primera línea fue inaugurada en marzo de 1976. Desde entonces se han agregado al sistema original diversas ampliaciones. Hay una estación exclusiva para el aeropuerto Internacional Dulles y numerosas líneas que atraviesan el centro de la capital, muchas de ellas en inmediaciones de edificios gubernamentales y de atracciones turísticas.

El metro mismo es también una atracción turística por su arquitectura y la estructura en concreto en los túneles del sistema. El sistema del metro es totalmente climatizado, tanto en los trenes como en las estaciones subterráneas. Todas las estaciones tienen acceso a la movilidad exterior con ascensores y/o escaleras eléctricas.

Construcción y arquitectura

Para la construcción de la primera línea del metro de Washington, se subcontrató el trabajo a tres empresas de consultoría: una que trabajara en la arquitectura, otra en la ingeniería y otra en la construcción. La construcción del sistema se completó utilizando una diversidad de técnicas. Muchas secciones se construyeron bajo el sistema tradicional cut-and-cover; otras fueron excavadas en lo profundo de la tierra y otras al nivel de la superficie o elevadas.

Las estaciones del metro de Washington parecen similares entre sí, pero arquitectónicamente tienen estilos diferentes. Los techos de todas las estaciones subterráneas son abovedados, bien sea en bóvedas de arco, o con diseño de tres espacios diferentes. En las estaciones predominan las plataformas y algunas de ellas cuentan con espacios laterales dobles, dependiendo de las necesidades de cada una.

Seis de las estaciones son puntos de transferencia y están diseñadas en dos niveles. Además, en cuatro de ellas se cruzan dos líneas del metro en diferentes niveles. Las estaciones elevadas y a nivel tienen principalmente cubiertas en ala de gaviota y varias de ellas tienen techos con picos en el centro, mientras que otras tienen diseños únicos que no se repiten en ningún otro lugar del sistema.

Concreto Bajo Tierra - Metro de Washington, DC

Los encargados de la arquitectura del metro tuvieron una idea visionaria del metropolitano de Washington. Su concepción monumental y limpia pretendía ser la antítesis del metro de Nueva York; se propusieron bóvedas, convirtiendo las estaciones en equivalentes subterráneos de las clásicas estaciones de ferrocarril del siglo XIX, con sus trenes de hierro fundido. Las bóvedas permitieron prescindir de columnas, mejorar las líneas de visión y dar a los espacios una sensación de amplitud. Las bóvedas icónicas en las estaciones subterráneas están revestidas con paneles reticulares prefabricados de concreto, difusamente iluminados por accesorios empotrados detrás y debajo de las plataformas de la estación.

En la mayoría de las estaciones se nota el concreto a la vista y el ritmo repetitivo de sus elementos muestra el carácter brutalista del diseño. También reflejan la influencia de la arquitectura neoclásica de Washington en sus cúpulas y techos. Todas las estaciones diseñadas bajo este concepto se encuentran ubicadas en el centro de Washington y los corredores urbanos de Arlington, en Virginia.

Concreto Bajo Tierra - Metro de Washington, DC

Estructura

El sistema estructural del metro fue ideado con el fin de mantener la mayor continuidad posible, sosteniendo el movimiento longitudinal de la estructura dentro de los límites de tolerancia de los pasadores de los rieles de los carriles. La construcción de pilares y vigas de vía integrados eliminó la articulación en las intersecciones. El uso de la superestructura continua se logró con la utilización de concreto pretensado que, en adición a las juntas de expansión, ofreció la facilidad de proyectar elementos relativamente superficiales con pequeñas flexiones verticales.

Las cargas muertas, el peso propio y las flexiones por deslizamiento son de menor magnitud que las contraflechas de compensación. Al eliminar la necesidad de las contraflechas, la construcción se simplificó consiguiéndose un soporte más uniforme en las vías, lo que contribuyó a mejorar la calidad de los recorridos. Esta modalidad de construcción facilitó introducir las estructuras elevadas y en espiral necesarias en las curvas de las vías.

El sistema del metro de Washington tiene aproximadamente 24 km de túneles perforados en roca, 20,6 km de túneles de tierra y 35,4 km de túneles realizados mediante una zanja que después se cubrió. Para los túneles de roca se usaron métodos convencionales de laboreo de minas, pero las limitaciones también llevaron a emplear técnicas automáticas y explosivos; por ejemplo, en un tramo bajo la Avenida Connecticut, una de las principales arterias de la ciudad, se utilizó una máquina que alcanzó velocidades notables de penetración y logró con éxito la estructura subterránea.

Uno de los tramos más exigentes pasa por debajo del rio Anacostia (en Maryland) y fue construido con unidades prefabricadas de concreto. Los demás tramos del sistema en túneles poco profundos, con estaciones de cubiertas, abiertas o en trinchera, fueron construidos con concreto reforzado y cubiertos con elementos prefabricados.

Concreto Bajo Tierra - Metro de Washington, DC

El material más usado en esta construcción fue el concreto, especialmente en los túneles, las estaciones subterráneas y en los pilares que soportan las estructuras elevadas. Las áreas de todas las plataformas están compuestas por azulejos hexagonales de gres y una superficie antideslizante. Los bordes de las plataformas son de granito y sobre ellas tienen luces que destellan cuando los trenes se acercan. En techos, entradas, paredes de túneles y otros lugares hay paneles acústicos que ofrecen al sistema un buen grado de reducción del ruido.

Conclusión

El metro de Washington, DC, además de ser un gran hito arquitectónico, ha demostrado ser una obra innovadora y perdurable en el tiempo, ya que es una realización memorable para la ingeniería. El concreto, presente en las obras subterráneas de esta gran estructura, demuestra una vez más la versatilidad, resistencia, durabilidad y, además, estética que este material puede brindar en cualquier obra de ingeniería.

 

Nota aclaratoria de responsabilidad: Las observaciones contenidas en este documento son de carácter informativo y deben ser aplicadas y/o evaluadas por el constructor o usuario solamente en caso de considerarlas pertinentes. Por lo tanto, estas observaciones no comprometen a Argos, a sus filiales o a sus subordinados.


Promedio de valoración
    0 / 5 (0 votos)

Sobre el autor


54.158.30.219

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *



Archivo

En julio tenemos previsto hacer algunas actualizaciones en el diseño de la experiencia de esta sección.

Pronto podrás disfrutar de una plataforma renovada para aprender, compartir y crear nuevo conocimiento.