29 Jul 16

Majestuosidad en concreto: Torre Agbar

Comenta »
Promedio de valoración
    0 / 5 (0 votos)
Tiempo de lectura 4 min

La torre Agbar en Barcelona, España, es uno de los edificios de oficinas más reconocidos de Europa. Construida en concreto reforzado con fachada de vidrio, tiene 34 plantas de altura y cuatro sótanos, alcanzando 145 metros de altura. La estructura ovalada en concreto reforzado se caracteriza por tener diferentes radios, cambios de espesor en sus muros y más de 4.500 ventanales de diferentes dimensiones situados de manera irregular, que permiten además de la ventilación natural, aprovechamiento de la luz solar.

Vista lejana de la torre Agbar

Fuente: Wikimedia-Year of the dragon

El núcleo y muros de las fachadas se construyeron antes de la colocación de losas de entrepiso. Fue diseñada con el fin de colaborar con el medio ambiente, dispone de sensores de temperatura en el exterior que regulan la apertura y cierre de las persianas de vidrio de la fachada, reduciendo el consumo de energía necesaria para la climatización.

La circulación del aire queda regulada a través de la cúpula con doble acristalamiento. Para su construcción no se utilizaron materiales que contuvieran formaldehídos, asbestos o plomo, especialmente en las pinturas.

Pico mas alto de la torre Agbar

Fuente: Pixabay-josecab

El diseño de la torre Agbar

combina diferentes conceptos arquitectónicos y en el momento de su finalización fue el tercer edificio más alto de Barcelona, después del Hotel Arts y la Torre Mapfre, con 154 y 157 m de altura respectivamente. La construcción, según ha explicado uno de los ingenieros participantes, se vio fuertemente influenciada por los símbolos más representativos de la cultura catalana. El edificio se conforma como la unión de dos conceptos opuestos: la ligereza del vidrio, que recubre el edificio, y la masividad del concreto de su estructura, creando entre ambos una estructura única en el mundo.

La torre Agbar es más una forma emergente, a diferencia de esbeltas agujas y campanarios que generalmente perforan el horizonte de las ciudades horizontales; es una masa fluida perfectamente calculada y que ha marcado la historia de Europa. La superficie del edificio evoca el agua: lisa y continua, brillante y transparente, sus materiales se revelan en tonos matizados de color y luz.

Vista de la estructura de la torre Agbar

Fuente: Wikimedia-Radlfahrer

Estructura y características generales

Entre el eje central y el exterior se despliegan 34 plantas sobre rasante, diáfanas y sin pilares interiores. De ellas 28 se destinan a oficinas, 3 son plantas técnicas, 1 planta destinada a cafetería, 1 planta para salas de reuniones y en la cúpula de la torre la última planta se destina a mirador. Las oficinas ofrecen superficies completamente libres de columnas.

Estructuralmente el edificio responde a un modelo de núcleo y perímetro exterior portante que transmite las cargas de las plantas libres de apoyos intermedios. La torre está compuesta por dos módulos densos de concreto, uno central y otro perimetral. Son dos cilindros ovalados, no concéntricos, coronados por una cúpula de cristal y acero. La torre no es, de hecho, de planta circular, sino que ligeramente elíptica.

Desde la primera planta hasta el piso 18 el edificio es totalmente recto, desde el piso 19 va disminuyendo paulatinamente la sección hasta el piso 26 donde se interrumpe el concreto y continúa la cúpula de vidrio con estructura de metal. Las últimas 6 plantas, formadas por entrepisos postensados de concreto, quedan suspendidas en voladizo. El cilindro interior de concreto tiene un espesor de 45 cm en la base y 25 cm en la zona superior.

El cilindro exterior presenta espesores en base de 50 cm que se van reduciendo hasta 30 cm en la zona superior. El cilindro interior alberga el núcleo de circulación vertical, los ascensores, escaleras e instalaciones. Las plantas inferiores están formadas por plataformas ligeras mientras que los pisos superiores disponen de suelos de concreto armado y pretensado, voladizos con respecto al tallo central.

Estructura y caracteristicas de la torre Agbar

Fuente: Flickr-Börkur Sigurbjörnsson

El muro de concreto correspondiente al perímetro exterior está perforado con 4.350 aperturas correspondientes a diferentes tipos de ventanas. Estos dos módulos se encuentran unidos entre sí por vigas radiales de acero perforadas para aumentar la flexibilidad de los servicios.

El concreto va recubierto de placas de aluminio que dan color al conjunto, con una superficie difuminada de 16.000 m2. Las lamas de vidrio presentan diferentes inclinaciones y opacidades provocando un juego de luz con las chapas de aluminio lacadas que recubren el concreto, según el momento del día y la estación del año.

Perímetro exterior de la torre Agbar

Fuente: Flickr-patrimoni.gencat

Un elemento muy característico del edificio es su iluminación nocturna. Dispone de 4.500 dispositivos luminosos que utilizan la tecnología LED y que permiten la generación de imágenes luminosas en su fachada.

Conclusión

Construir formas que parecen fuera de lo común y que además cuenten con cierto grado de compromiso ambiental, hace de obras como la Torre Agbar un hito de la ingeniería moderna, que muestra la grandeza del material combinado con cualquier otro tipo de elementos.

Nota aclaratoria de responsabilidad: Las observaciones contenidas en este documento son de carácter informativo y deben ser aplicadas y/o evaluadas por el constructor o usuario solamente en caso de considerarlas pertinentes. Por lo tanto, estas observaciones no comprometen a Argos, a sus filiales o a sus subordinados.


Promedio de valoración
    0 / 5 (0 votos)

Sobre el autor

avatar
Omar Javier Silva Ingeniero Civil Ciudad: Bogotá País: Colombia

Mi primer acercamiento con el concreto lo encontré de niño en uno de mis hobbies: los carros. Sabía que el concreto lo llevaban en unos camiones muy grandes, con algo atrás que daba vueltas. Esos vehículos siempre despertaban mi interés, además de que mi abuelo era ingeniero civil, constructor, y tal vez el concreto venía en la sangre... Soy ingeniero civil de la Pontificia Universidad Javeriana, con especialización en Tecnología de Construcción de Edificaciones de esa misma universidad. Desde el año 2007 estoy vinculado con la Asociación Colombiana de Productores de Concreto – Asocreto-, donde me desempeño como Jefe de Publicaciones.


54.161.3.96

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *



Archivo