8 Ago 14

La Ópera de Sídney – Uno de los Grandes Iconos del Siglo XX

Comenta »
Promedio de valoración
    0 / 5 (0 votos)
Tiempo de lectura 4 min

 


Crédito: © Enochlau_wikimedia commons

La espléndida Ópera de Sidney, en Australia, es una de las obras de mayor impacto construidas en el siglo XX. Reconocida en todo el mundo por su impecable diseño expresionista y sus importantes logros en la solución de retos ingenieriles y acústicos, logró trascender no sólo como uno de los grandes símbolos de Sídney sino de todo un país.

La casa de la Ópera ubicada en la península de Bennelong, sobre la bahía de Sídney, fue diseñada por el arquitecto danés Jørn Utzon, quién aunque en su momento no era reconocido como uno de los grandes arquitectos de la época, su diseño fue electo ganador debido a que su propuesta inspirada en las velas de un barco fue llamativa, impactante y atemporal. La construcción de este megaproyecto inició en 1959.


Crédito: © Pierre Lesage_flickr

El diseño propuesto por Utzon se adelantaba tanto a la arquitectura de entonces, que por unos años fue imposible dar solución a problemas técnicos, estéticos y estructurales de manera adecuada, motivo por el cual la construcción que debía demorar 3 años en finalizar duró 14.

Uno de los inconvenientes con los que no contaban al inicio de la obra se debió al terreno donde se implantó el proyecto, ya que éste no era tan estable como se pensaba. Por ello, tuvieron que empotrarse aproximadamente 580 pilotes de concreto a una profundidad de 25 metros bajo el nivel del mar. Por eso, se tuvo que represar y bombear el agua, incrementando notablemente los costos propuestos inicialmente.


Crédito: © Yvonne Thompson_flickr

Sin embargo, la parte del proyecto que requirió más atención y esfuerzo fue el diseño de las sinuosas formas que hacen alusión a las velas que hoy en día otorgan el carácter escultórico del proyecto.

Desde un principio, esta estructura aligerada que estaba indefinida geométricamente fue proyectada como una serie de parábolas apoyadas por una estructura prefabricada de costillas, debido a que el encofrado in-situ conllevaría un costo desmesurado.


Crédito: © Wojtek Gurak_flickr https://www.flickr.com/photos/wojtekgurak/4628208442/sizes/o/in/photostream

El trabajo de diseño sobre las cáscaras implicó una de las aplicaciones más tempranas de las computadoras en el análisis estructural para entender el complejo sistema de fuerzas que recibirían las bóvedas. Fue hasta 1961 que el diseño de las velas fue resuelto por medio de una serie de grandes cáscaras, todas éstas creadas por medio de secciones de una semiesfera de concreto de 75 metros de radio, conformando así los tejados de la estructura. Cabe anotar que estas “cáscaras” no son cáscaras en el sentido arquitectónico de la palabra, ya que estas están formadas por paneles prefabricados de concreto que se apoyan en costillas prefabricadas del mismo formando caparazones independientes.

Al implementar la esfera, no sólo se simplificó la construcción sino que también los cálculos. Además evitó la necesidad de construir un costoso encofrado, recurriendo al uso de unidades prefabricadas. A su vez, permitió que los azulejos de colores blanco brillante y crema mate de la azotea fueran prefabricados en láminas a nivel del suelo, en lugar de ser pegados individualmente sobre la bóveda en altura.


Crédito: ©Erik K Veland_flickr https://www.flickr.com/photos/erikveland/508643175/sizes/l/in/photostream/

El majestuoso interior alberga varios complejos teatrales, todos ellos organizados sobre ejes de centralidad y axialidad. El proyecto tiene más de 1.000 salas, en su mayoría dedicadas a estudios de música con una capacidad para más de 5.000 personas.


Crédito: ©Koika_wikimedia commons

La construcción de la monumental Ópera de Sídney finalizó en 1973. Con una extensión de 1,8 hectáreas, el proyecto tiene 183 metros de largo y alrededor de 120 metros de anchura máxima.

La inversión total del proyecto ascendió de 7 millones de dólares (presupuesto inicial) a 102 millones de dólares; sin embargo, aunque el presupuesto aumento notablemente, la ciudad de Sidney obtuvo un rostro reconocible brindándole identidad a nivel mundial.

La Ópera de Sídney, que recibe cerca de cuatro millones de turistas anuales, fue una de las candidatas al concurso la Nuevas 7 Maravillas del Mundo y en 2007 fue declarada por la UNESCO Patrimonio de la Humanidad, convirtiéndose el edificio más moderno del mundo que ha recibido el título. Su creador, el laureado danés Jørn Utzon, obtuvo en el 2003 el premio Pritzker de arquitectura por esta magnífica obra.


Crédito: Wojtek Gurak_flickr https://www.flickr.com/photos/wojtekgurak/4781522074/sizes/l/in/photostream/

Nota aclaratoria de responsabilidad: Las observaciones contenidas en este documento son de carácter informativo y deben ser aplicadas y/o evaluadas por el constructor o usuario solamente en caso de considerarlas pertinentes. Por lo tanto, estas observaciones no comprometen a Argos, a sus filiales o a sus subordinados.


Promedio de valoración
    0 / 5 (0 votos)

Sobre el autor

avatar
Redacción 360° en concreto otro Ciudad: País: Colombia

Comunicadora Social y Periodista de la Universidad de Antioquia (2007). Especialista en Mercadeo de la universidad EAFIT (2015). Actualmente me desempeño como Jefe de Estrategia Digital en Argos. Como redactora he cubierto temas de cultura, medio ambiente e industria. Amo el arte en todas sus expresiones.


54.80.209.254

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *



Archivo