2 Ene 15

Japón se blinda con verdaderas murallas de concreto

Comenta »
Promedio de valoración
    5 / 5 (5 votos)
Tiempo de lectura 4 min

Con el fin de proteger a los ciudadanos de posibles tsunamis, el gobierno de Japón planea construir enormes murallas de concreto a lo largo de 370 kilómetros de la costa. El desarrollo de la llamada “Gran Muralla Japonesa” costará alrededor de 8.500 millones de dólares y se espera que esté en pleno funcionamiento en el 2020. Se tiene previsto que los primeros muros se construyan en las costas de Fukushima, Miyagi e Iwate.

La preocupación por este tipo de fenómenos ha ido en aumento desde el tsunami del 11 de marzo de 2011. El terremoto que ocasionó este fenómeno, con epicentro ubicado a 130 km al este de Sendai y una magnitud de 9 en la escala de Richter, ha sido el más grande jamás registrado en ese país. El movimiento telúrico causó tsunamis cuyas olas de hasta 40 metros se adentraron en la isla e inundaron cerca de 560 km2, barriendo edificios, vehículos, estructuras, árboles, etc. La tragedia de 2011 dejó cerca de 18.000 personas muertas y 5.000 desaparecidas, además de fuertes daños en tres plantas nucleares.

Japón es uno de los países que a lo largo de la historia ha tomado más acciones para protegerse de terremotos y tsunamis. En la actualidad, cuenta con una plantación de bosques costeros como barrera contra el mar, múltiples programas de capacitación y simulacros de evacuación, así como diques rompeolas de concreto que bordean casi la mitad de sus costas. De la misma forma, es uno de los paises que más ha avanzado en construcción sismo-resistente y en el desarrollo de infraestructura costera.

Murallas de concreto - 2 - Argos
Pie de foto: Sistema de barreras de concreto.
Crédito: Flickr – Johnson Deng

Actualmente, se están construyendo grandes muros rompeolas en concreto reforzado y bautizados por algunos como “La Gran Muralla de Japón”. Tendrán entre 14 y 30 metros de altura y protegerán a las ciudades costeras más vulnerables a la ocurrencia de un tsunami.

La iniciativa aprobada por el gobierno de Japón ha causado polémica, ya que muchos aseguran que el costo de este proyecto es demasiado alto con respecto a la protección que van a generar. La razón es que las barreras existentes solamente fueron efectivas en algunos lugares, durante el último tsunami que golpeó al país asiático. De la misma forma, ambientalistas han argumentado que el impacto ambiental generado por la obra no sólo afectará los ecosistemas de la costa sino que también crearán ciudades más deprimentes que serán similares a cárceles.

Junto a los grandes muros de concreto que se construyen en la costa del país, se están recuperando los llamados bosques costeros, los cuales se vieron fuertemente impactados en el pasado tsunami.

Como complemento de los diques y muros de concreto que se están construyendo, también se está desarrollando una nueva alternativa que no obstaculiza el transporte marítimo ni afecta la estética del océano. Esta nueva tecnología consiste en barreras escondidas en el fondo del océano que se activan por una alerta de tsunami, surgiendo hasta 7,5 m por encima del nivel del mar en apenas 10 minutos. Todo lo que necesitan las pilas de acero que forman el dique para emerger es un poco de aire. Cuando suena la alarma de tsunami, se bombea aire desde la orilla y se crea una bolsa de aire en el interior, provocando que la estructura suba por flotación. Una vez haya pasado la emergencia, el aire simplemente se suelta y las defensas anti-tsunami vuelven a hundirse hasta el fondo del lecho marino.

Murallas de concreto - 4 - Argos
Pie de Foto: Muralla de concreto construida en las cotas de la ciudad de Sendai.
Crédito: Flickr – Airport_Whiskey

Con la idea de crear una zona de seguridad, las nuevas leyes del país han reglamentado el uso del suelo en las costas y obligan a las ciudades a construir las murallas de concreto, sembrar árboles y ubicar las zonas residenciales en la parte alta. Las ciudades tendrán que construir muros de concreto reforzado de varios metros de altura. Detrás de los muros, se desarrollará un área denominada zona roja, la cual se compone de bosques de control de tsunamis que tienen un ancho que varía entre 200 y 400 m. En esta zona, también se permitirá tener oficinas y fábricas. Continuo a las zonas rojas, se encuentran las zonas amarillas, que son aquellas en las que el agua puede llegar a niveles entre 2 y 4 metros. En esta parte, se podrán construir vías e infraestructura para la evacuación de las personas y viviendas que cumplan con el reglamento sismo-resistente y que estén cimentadas con pilotes de concreto reforzado.

Murallas de concreto - 3 - Argos
Pie de Foto: El proyecto ha desatado polémica en el país, ya que muchas de las estructuras construidas resultaron seriamente afectadas durante el tsunami del 2011.
Crédito: Flickr – Mark Stroud

Actualmente, en la península de Wakayama ya se han construido cerca de 230 m de esta clase de barreras.

Nota aclaratoria de responsabilidad: Las observaciones contenidas en este documento son de carácter informativo y deben ser aplicadas y/o evaluadas por el constructor o usuario solamente en caso de considerarlas pertinentes. Por lo tanto, estas observaciones no comprometen a Argos, a sus filiales o a sus subordinados.


Promedio de valoración
    5 / 5 (5 votos)

Sobre el autor

Comunicadora Social y Periodista de la Universidad de Antioquia (2007). Especialista en Mercadeo de la universidad EAFIT (2015). Actualmente me desempeño como Jefe de Estrategia Digital en Argos. Como redactora he cubierto temas de cultura, medio ambiente e industria. Amo el arte en todas sus expresiones.


54.166.228.35

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *



Archivo

En julio tenemos previsto hacer algunas actualizaciones en el diseño de la experiencia de esta sección.

Pronto podrás disfrutar de una plataforma renovada para aprender, compartir y crear nuevo conocimiento.