1 Sep

Tres aspectos básicos para evitar fisuras durante la construcción de una edificación

2 Comentarios »
Promedio de valoración
    4 / 5 (1 votos)
Tiempo de lectura 5 min

Las fisuras que se presentan durante la construcción de una edificación pueden ser el resultado de un inadecuado proceso constructivo. En este artículo nos referiremos a tres aspectos que con mucha frecuencia se presentan en las obras y generan fisuras, tales como:

  • Cargas durante el proceso de construcción superiores a las cargas de servicio o a las cargas de diseño de las estructuras.
  • Mala ubicación del acero de refuerzo, especialmente en las losas.
  • Cuantías de refuerzo en las losas de cubierta.

Cargas durante la construcción

Se puede decir que es raro ver que estas cargas se consideren o se estudien a conciencia, especialmente durante el vaciado de losas superiores. Generalmente se busca descimbrar lo antes posible para proceder a otras actividades de la obra como, por ejemplo, la mampostería y las instalaciones técnicas, o para retirar el aligeramiento y utilizarlo en una losa superior.

Ilustramos a continuación un ejemplo al respecto:

Losa tipo aligerada:

    • Cargas de diseño:
      • Peso propio de la losa (0,25 m3/m2) = 600 kg/m2
      • Carga de acabados = 250 kg/m2
      • Carga viva = 180 kg/m2

Total carga de diseño: 1.030 kg/m2

Si, por ejemplo, a los 7 días la resistencia del concreto es del 60% de la resistencia de diseño, se puede decir que la losa resiste el 60% de la carga de diseño. Esto no es estrictamente cierto, pero es una buena aproximación de seguridad; entonces la carga que resiste la losa a los 7 días es el 60% de 1.030 = 618 kg/m2. Significa que si se descimbra, solo sería capaz de resistir su peso propio y la construcción no podría avanzar, ésta no soportaría ni los acabados de piso.

    • Cargas actuantes sobre la losa a los 7 días, cuando se desea vaciar la losa inmediatamente superior:
      • Peso propio de la nueva losa = 600 kg/m2
      • Peso de formaleta y aligeramiento = 100 kg/m2
      • Carga viva de construcción = 250 kg/m2

Total carga actuante = 950 kg/m2

En nuestro medio es normal considerar que son suficientes tres juegos de formaleta. Sin embargo, este ejercicio debe hacerse para cada proyecto específico. Existen casos en que, por las condiciones de diseño, podría ser innecesario el tercer juego, por ejemplo, en algunos proyectos de centros comerciales.

Es posible afirmar que en la mayoría de los proyectos de vivienda es indispensable este tercer juego de formaleta para repartir las cargas durante la construcción. De igual forma, deben observarse cargas de construcción para las bodegas donde se almacenan materiales, pues son muchos los casos en que se sobrepasan las cargas de diseño.

En efecto, realizar un descimbrado sin analizar las cargas actuantes presentará algunas deformaciones y, por ende, fisuración en las losas. En muchos casos se habla de reapuntalamientos, pero este debe ser planeado y diseñado. Nada se logra si se retira la formaleta y luego se reapuntala. Una vez se retira la formaleta a temprana edad se presenta la deformación y, en consecuencia, la fisuración.

El reapuntalamiento se requiere para llevar los excesos de carga un nivel más abajo. Un reapuntalamiento inadecuado puede hacer aún más daño a la losa, caso típico, los reapuntalamientos de los voladizos. En el mercado ya existen sistemas que permiten retirar una buena parte de la formaleta sin retirar los puntales, pero deben ensayarse.

Cuidados en la colocación del acero de refuerzo

El segundo aspecto corresponde a la falta de cuidado en la colocación del acero de refuerzo, especialmente en las losas. En la obra generalmente se pone mayor atención a las vigas y columnas.

Otro aspecto que no recibe suficiente consideración durante el diseño de las losas es la congestión de las instalaciones técnicas, especialmente en los sistemas industrializados, donde se diseñan losas de 10 cm de espesor con refuerzo en dos parrillas (superior e inferior) y en las zonas de los puntos fijos se encuentran todo tipo de instalaciones que, además, se deben cruzar (instalaciones como tubería para teléfonos y citófonos, televisión comunal, televisión por cable, redes de agua potable, de gas, etc.) pues la mayoría de ellas llegan a un determinado punto y reparten a 4 o 6 apartamentos y los cruces son inevitables. Estas instalaciones oprimen el refuerzo, y lo colocamos sin el cuidado requerido.

Cuantías de refuerzo en losas de cubierta

El tercer aspecto se refiere a las cuantías de refuerzo en las losas de cubierta que, aunque cumplen los requisitos de la NSR-10, en muchos casos se fisuran. Normalmente la fisuración de las losas de cubierta se detecta por falla en el sistema de impermeabilización y/o presencia de goteras, que demuestran fisuras en la losa.

Una forma de disminuir fisuras es reduciendo la distancia de los refuerzos entre sí; esto no implica aumentar la cuantía porque podemos colocar refuerzo de menor calibre con menor separación.

A manera de ejemplo: si se especifica para una losa de cubierta una malla electrosoldada de 6,5 mm en ambos sentidos cada 15 cm, se puede lograr básicamente la misma cuantía con dos mallas de 4,5 mm cada 15 cm traslapándolas a 7,5 cm una de otra. Así se obtendrá la cuantía solicitada pero con distancia mucho menor entre el refuerzo y la fisuración disminuirá sin incremento del costo. Obviamente, estos ajustes deben hacerse con la correspondiente consulta al diseñador.

Conclusión

El cuidado durante el proceso constructivo, al igual que la evaluación de las cargas, la ubicación del acero de refuerzo, especialmente en las losas, y de las cuantías de refuerzo, pueden evitar en gran medida la presencia de fisuras durante la construcción de edificaciones, garantizando la durabilidad y buen desempeño de dicha estructura.

 

Nota aclaratoria de responsabilidad: Las observaciones contenidas en este documento son de carácter informativo y deben ser aplicadas y/o evaluadas por el constructor o usuario solamente en caso de considerarlas pertinentes. Por lo tanto, estas observaciones no comprometen a Argos, a sus filiales o a sus subordinados.


Promedio de valoración
    4 / 5 (1 votos)

Sobre el autor

avatar
Omar Javier Silva Ingeniero Civil Ciudad: Bogotá País: Colombia

Mi primer acercamiento con el concreto lo encontré de niño en uno de mis hobbies: los carros. Sabía que el concreto lo llevaban en unos camiones muy grandes, con algo atrás que daba vueltas. Esos vehículos siempre despertaban mi interés, además de que mi abuelo era ingeniero civil, constructor, y tal vez el concreto venía en la sangre... Soy ingeniero civil de la Pontificia Universidad Javeriana, con especialización en Tecnología de Construcción de Edificaciones de esa misma universidad. Desde el año 2007 estoy vinculado con la Asociación Colombiana de Productores de Concreto – Asocreto-, donde me desempeño como Jefe de Publicaciones.


54.80.209.254

2 Responses to Tres aspectos básicos para evitar fisuras durante la construcción de una edificación

    avatar
    Luis Humberto Mantilla Vera says:

    La calidad y tipo de formaleta, para garantizar que no se presenten deflexiones, aunque mínimas, por la acción de la carga muerta y cargas de construcción, durante el tiempo de fraguado y curado de la placa.

    Responder a este comentario
    avatar
    Diego Velandia says:

    Pienso que también es necesario darle un buen curado por el medio del regado de agua a la losas periódicamente.

    Responder a este comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *



Archivo