9 Oct 15

Estabilización de suelos con cemento

Comenta »
Promedio de valoración
    5 / 5 (1 votos)
Tiempo de lectura 3 min

*Artículo cortesía de la Asociación Colombiana de Productores de Concreto – Asocreto.

octFoto1 (1)

Crédito: Flickr – Kiwanis Club of Lafayette

Para obtener una explanada de una óptima calidad, se puede realizar una estabilización del suelo con cemento. Esta labor requiere ciertos estudios previos a fin de determinar características del suelo tales como: tipo, clasificación y grado de humedad, entre otros. A continuación exponemos las actividades para realizar una estabilización de suelo con cemento.

Etapa previa a la ejecución

Clasificación del suelo a estabilizar 

Se debe hacer una caracterización del suelo, tomando muestras representativas y realizando los respectivos ensayos de identificación. Algunos de estos ensayos son: granulometría, plasticidad, hinchamiento, humedad natural y contenido de materia orgánica. Otros ensayos que se le puede hacer al suelo con el objetivo de identificar componentes que puedan impedir el fraguado del cemento son: sulfuros, sulfatos y cloruros.

Selección del conglomerante y su dosificación

Conforme a las características tanto físicas como químicas del suelo, se escoge el tipo de conglomerante más apropiado que asegure la capacidad de soporte o la resistencia deseada. Algunas veces se puede hacer una estabilización mixta con cemento y cal. Generalmente esta opción se adopta cuando el suelo tiene mucha humedad y requiere un secado previo, o porque el suelo contiene finos muy plásticos los cuales no permiten lograr la resistencia deseada con la sola acción del cemento.

Ensayos previos

Una vez que se ha seleccionado el conglomerante, se deben realizar ensayos para determinar la dosificación del mismo. Para cada contenido de cemento se debe realizar el ensayo de Proctor Modificado con el fin de determinar la humedad óptima y la densidad máxima de compactación, para luego calcular el índice CBR.

octFoto1 (5)

Crédito: Wikipedia Commons – Zaher kadour

Cantidad de cemento a utilizar

Para determinar la dosificación del cemento, se deben ensayar varias series de probetas con distintas cantidades de cemento. Estas probetas se preparan con la humedad óptima y la densidad mínima exigida en obra. Cuando se calcule el contenido de cemento, se recomienda realizar un análisis de sensibilidad sobre probetas compactadas a diferentes densidades. Así se determina la cantidad de conglomerante a añadir al suelo de forma que garantice suficientemente la obtención de las características requeridas.

 

Etapas de ejecución

  • Se prepara el suelo con relación a su granulometría (escarificado, disgregación y retirada de gruesos), humectación o secado y nivelación.
  • Distribución del conglomerante: se puede realizar de dos formas: estabilizado por vía seca, que es cuando el cemento se extiende en polvo sobre la superficie de la capa a estabilizar, o por vía húmeda, donde se incorpora al suelo como lechada dentro de la estabilizadora.
  • Mezclado: para poder aprovechar al máximo la unidad de mezclado, se debe garantizar la humedad apropiada. Así se garantiza una buena homogeneidad del suelo estabilizado, en todo el espesor.

octFoto1 (2)

Crédito: Flickr – Kiwanis Club of Lafayette

  • Compactación inicial: después de realizar el mezclado se deben llevar a cabo varios ciclos de compactación con el rodillo vibratorio y de este modo, compactar bien el fondo de capa.

octFoto1 (3)

Crédito: Flickr – Kiwanis Club of Lafayette

  • Nivelación: con ayuda de la motoniveladora se realiza un refino del área para así obtener la rasante.
  • Compactación final: se realiza con un rodillo liso. Algunas veces se puede combinar con un rodillo de neumáticos para así cerrar la superficie, hasta obtener la densidad especificada.

DSCI0007.JPG

Crédito: Flickr – Kiwanis Club of Lafayette

  • Curado y protección superficial: para el curado, se puede realizar un riego sobre el suelo, para mantener la superficie húmeda. También se puede optar por extender una emulsión bituminosa de rotura rápida y de baja viscosidad. El suelo debe tener un esqueleto mineral con estabilidad suficiente, para soportar las cargas que puedan aportar el posterior paso de vehículos y que puedan generar algún tipo de ondulación o daño en la superficie. Para estimarla se emplea el índice de capacidad de soporte inmediato.

Nota aclaratoria de responsabilidad: Las observaciones contenidas en este documento son de carácter informativo y deben ser aplicadas y/o evaluadas por el constructor o usuario solamente en caso de considerarlas pertinentes. Por lo tanto, estas observaciones no comprometen a Argos, a sus filiales o a sus subordinados


Promedio de valoración
    5 / 5 (1 votos)

Sobre el autor

Comunicadora Social y Periodista de la Universidad de Antioquia (2007). Especialista en Mercadeo de la universidad EAFIT (2015). Actualmente me desempeño como Jefe de Estrategia Digital en Argos. Como redactora he cubierto temas de cultura, medio ambiente e industria. Amo el arte en todas sus expresiones.


54.196.31.117

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *



Archivo

En julio tenemos previsto hacer algunas actualizaciones en el diseño de la experiencia de esta sección.

Pronto podrás disfrutar de una plataforma renovada para aprender, compartir y crear nuevo conocimiento.