5 dic 12

Arquitectura contemporánea en concreto: Laureano “Nano” Forero habla de la Casa Betania

4 Comentarios »
Promedio de valoración
Tiempo de lectura 13 min

Argos, Casa Betania, Arquitectura en Concreto, Bloques prefabricados en concreto, Cemento blanco, Concreto Blanco.

Fotografía: Argos

Nano ha dedicado su vida a hacer la mejor arquitectura que le sea posible hacer, una arquitectura auténtica, una arquitectura para la gente, una arquitectura concebida con inteligencia y sensibilidad.

A propósito del premio “Excelencia en Concreto” que este año le otorgó la Asociación Colombiana de Productores de Concreto por el diseño arquitectónico de la Casa Betania, nos reunimos con él, quien muy generosamente nos brindó un espacio para conversar sobre esta obra y otras historias.

¿Cómo fue la génesis de la casa Betania y el proceso de diseño?

Esta casa tiene un par de particularidades únicas: primero, yo nunca había hecho una casa para una persona que llegaba por primera vez a decirme: “Nano, yo quiero que vos hagás mi casa”. Eso en mi vida es inédito, nunca me había pasado, porque hacer una casa es como hacer un vestido: es algo tan personal, tan íntimo, tan preciso, tan exacto para esa familia que es muy difícil hacer una casa para alguien que uno no conoce.

Por fortuna, hubo una química inmediata con esta persona, nos caímos muy bien y esa fue la primera condición que hizo que la casa se empezara a asomar al éxito. La segunda condición fue que los dueños fueron absolutamente claros, tranquilos y transparentes en cuanto a la casa que soñaban.

Casa Betania es una casa de abuelos: los dueños no es que estén viejos pero ya tienen hijos grandes y varios nietos. Entonces al ser una casa de abuelos, es una casa que debía tener espacios muy generosos.  Una casa grande en un siglo donde cada vez los espacios son más reducidos.

La otra gran particularidad que tiene la casa y esto sí la hace única en el mundo, porque yo te juro que no ha existido otra casa en el mundo que le haya ocurrido esto: es que no tuvo un solo cambio, la casa como se planeó, se hizo. Los dueños no quisieron que se cambiara nada, eso es una cosa anormal y muchos no me creen, pero es verdad, la casa justo como se pensó, se hizo.

Desde el punto de vista de concepción de la casa el dueño me dijo: “Yo estoy comprando esta tierra, ¿cómo te parece?” Era un terreno frente a la laguna de la Fe, y yo le dije: “Espectacular”. A mí me impresionó mucho el lote porque cuando a uno lo lleva un cliente con la gran ilusión de tener una casa maravillosa en un entorno sorprendente, el compromiso es gigantesco porque lo que primero que uno se dice es que tiene que hacer que la persona logre su sueño de pararse a ver el lago, segundo, que uno cuando haga la casa no arruine el sitio al poner la casa como protagonista y desaparecer el paisaje.

Entonces la concepción de la casa fue enmarcar el paisaje, la casa no se interpone entre la llegada de las personas y el paisaje,   es sumamente transparente, tiene vidrios por todas partes, porque con un paisaje tan bello no va a ser uno tan tonto de encerrarse o tapar todo. La casa está orientada siguiendo los principios de la bioclimática, le da un poco de sol en la tarde y en la mañana por las circulaciones, entonces en las horas en que baja la temperatura conserva su calor, allá uno nunca se tiene que poner un suéter, en todo momento se siente un clima muy cálido y amable al interior, no parece una casa de tierra fría.

Su transparencia logra enfatizar el paisaje, hace que desde cualquiera de sus ángulos siempre tengas una referencia de lo que te circunda, porque es muy importante no perder la orientación, esto parece tonto, uno no se va a perder dentro de la casa, pero es interesante reconocer dónde estás, que la casa tenga una identidad, que uno sienta que los espacios son reconocibles, eso define la casa con un adjetivo que yo adoro… Les decía a mis estudiantes que la mejor manera de describir una muy buena arquitectura es cuando la mamá salía de visita a una casa y le decía a uno: “ Oiga mijo, ¡qué casa tan amañadora!” Ese adjetivo de amañador creo que describe todo, porque no es solamente amañadora por lo bonita, sino por todo lo que ocurrió: el cafecito que le dieron, el pandequesito, todo, ¡qué casa amañadora! Entonces yo creo que en esta casa se logra el adjetivo.

Fotografía: Argos

Álvaro Uribe Correa, arquitecto constructor, define esta casa como un poema y un elogio a la forma. Háblenos de las geometrías de la casa, de los volúmenes que salen al encuentro del paisaje.

En las casas de campo la gente va a estar más tiempo afuera que adentro, entonces es fundamental que uno como arquitecto logre vincular el interior con el exterior.

La casa colonial que nosotros tuvimos por las Leyes de Indias era una cosa afuera y otra cosa adentro, lo único que lo vinculaba a uno con el exterior era el corredor circundante de la casa, pero cuando estabas en el interior desaparecía el paisaje, no había nada, estabas de pa’ dentro. La casa colonial tenía unas ventanitas chiquitas porque los españoles creían que aquí el calor era espantoso pero lo que es espantoso es una casa colonial en clima frío, entonces lo que yo hice con esta casa fue expandirla a través de terrazas.

Cada espacio de la casa tiene una proyección hacia afuera que genera unas terrazas, algunas más pronunciadas y otras más paralelas, eso por supuesto tiene mucho de plasticidad, de concepción estética, uno empieza a hacer una composición de volúmenes que necesariamente termina por crear un resultado estético.

En la arquitectura de los años 60 hubo un movimiento en Inglaterra, cuando yo estudiaba allá, que se llamaba el Nuevo Brutalismo Inglés porque se exponían todos los materiales, por ejemplo, dejar las tuberías afuera era una cosa bastante ruda, eso iba acompañado de una manera de manejar los volúmenes.

En Boston, Estados Unidos, lo llamaron Pull and Push, entrar y salir, como cajones de escritorio. Esta casa tiene un poco de referencia a este Pull and Push y de la rudeza que se manejaba en el Brutalismo Inglés porque esta casa plásticamente es muy bella, pero es un poco violenta por todos los volúmenes que salen.

Esa volumetría tiene esa condición, lo otro es que me parecía muy bueno que la casa fuera muy horizontal porque cuando tú dejas caer una cosa vertical en un terreno es como si lo hirieras, si dejas caer una cosa horizontal es como una hoja que se asienta en el suelo, entonces a mí siempre me pareció que una casa de esas dimensiones debía llegar y descansar serenamente sobre el terreno, no quería hacer una cosa vertical que lo agrediera.

Casa Betania. Fotografía: Argos.

En sus décadas de trayectoria usted ha utilizado los bloques de concreto en fachadas. ¿Por qué arquitectura blanca en bloques de concreto?

Lo de los bloques, tengo que hacerte una referencia hacia mucho más atrás: en la época cuando estudié en Milán y en Londres la arquitectura era toda de concreto, y los italianos para hacer vaciados de concreto son dioses, eso fue más o menos en el 64, entonces para esa época yo todo lo que hacía era arquitectura en concreto, trabajé en una oficina muy importante en Milán de un arquitecto que se llamaba Gio Ponti, y el trabajo que estuvimos haciendo fue Islamabad, la capital de Pakistán, eso era con arquitectos muy importantes del mundo, yo me sentía que no cabía en los calzones de la dicha.

Entonces cuando yo volví a Medellín seguí haciendo arquitectura en concreto, ahí aparece el Colombo Americano que fue el primer edificio de importancia que yo hice después de mi regreso junto con la Facultad de Arquitectura de la Universidad Nacional.

Tenía un gran amigo con una fábrica de prefabricados, una vez me dijo que quería hacer su casa con los bloques que él fabricaba, pero esos bloques eran espantosos, porque eran de estructura sobre cimientos, horribles. Así que había que darles un giro, entonces tomamos un bloque común y corriente, lo cortamos por la mitad y le pusimos una lámina para que saliera dentado. Ese acabado lo había visto yo en Boston, lo manejaba Paul Rudolph un arquitecto muy famoso en ese tiempo, el acabado era como ver la textura de la tela cordoroy, así fue como hicimos por primera vez un bloque de cemento que servía de fachada y la casa hoy en día está perfecta.

A partir de ahí, seguí con la idea de trabajar con bloques de cemento para fachadas. La arquitectura hoy tiende a utilizar elementos muy largos, es muy plana, todo es alargado, entonces para la Casa Betania yo pedí un bloque que en lugar de 30 cm tuviera 60 cm, esto nos daba un bloque muy largo, muy bonito, la mampostería se ve más liviana.

En cuanto al color, al cemento blanco le agregamos platos rotos de cerámica blanca y otra serie de agregados que nos permitieron hacer bloques totalmente blancos y de una enorme impermeabilidad con un coeficiente de dilatación prácticamente nulo. El blanco tiene una belleza especial.

Entonces con estos dos antecedentes ya tenía lo que necesitaba para la casa, y en realidad fue muy audaz utilizar estos bloques en una vivienda campestre de lujo, es algo que no se había hecho antes en Colombia.

Argos, Casa Betania, Arquitectura en Concreto, Bloques prefabricados en concreto, Cemento blanco, Concreto Blanco.

Fotografía: Argos

Álvaro Uribe Correa fue su alumno, ¿cómo fue trabajar con él nuevamente en este proyecto, esta vez con él como constructor?

Álvaro Uribe Correa  fue mi alumno de la Universidad Pontificia Bolivariana. En esa época yo le dije al decano de la Facultad de Arquitectura que yo quería hacer un taller que fuera integral, entonces el decano me dijo: “Nano, ¿qué consideras que sea integral? Y yo le dije: “Que yo sea el profesor único que enseñe todo, pero necesito un salón con llaves porque esos estudiantes van a tener que vivir ahí”.

Y así fue, yo les decía a los muchachos: “Ya tenemos un salón, el sueldo mío se los voy a dar a ustedes para que compremos vino, jamón y pan porque ustedes van a vivir ahí. Yo soy muy rumbero entonces cuando salga de una comida a la una de la mañana voy a pasar por el salón y me pongo a trabajar con ustedes”. Imagínate uno en la facultad con esa locura y un profesor más loco que ellos, eso era una cosa maravillosa, teníamos hamacas, cafeteras, vinos, panes, queso… y con Álvaro hicimos una amistad excepcional, él es un hombre muy bueno, es una bellísima persona y dio la casualidad que el dueño de la Casa Betania lo había elegido como constructor.

Cuando nos vimos yo le dije: “Álvaro, ¿vos si vas a ser capaz de hacer esa casa que no es nada fácil?”, y él me dijo: “Seguro que soy capaz. Te prometo que va a ser la mejor casa que hayas visto en tu vida”. Y es cierto, esa casa está excepcionalmente bien construida, te digo que de todos los trabajos que yo he hecho en mis 50 años es la casa mejor construida que yo he visto, es impecable, tiene unos perfiles de concreto que parecen dibujados.

Fotografía: Argos

¿Cuáles eran sus exigencias como arquitecto para la firma constructora? ¿Qué admira del trabajo constructivo logrado?

La pega de los bloques tenía una exigencia enorme porque el sol es muy inflexible, te traiciona de la manera más increíble: cuando el sol está muy vertical y baña un muro de manera muy tangencial, eso es el examen de conciencia más brutal porque cualquier desperfecto queda en evidencia, entonces yo les decía: “Vamos a manejar la mampostería con mucho juicio porque cualquier milímetro que se salga un bloque sobre otro va a dar una sombra y eso se va a ver muy feo”.

Lo otro es que la casa no son solo bloques sino también concreto expuesto vaciado, entonces yo les decía: “Ojo que el color tiene que ser igual”. Tú no notas diferencia entre el concreto del bloque y concreto vaciado. Finalmente, los filos, las aristas tienen que ser perfectas porque esta casa con todo el perfeccionismo que la queremos exige una mano de obra excelente y un control de obra infinito. Álvaro y su hermano Germancito se propusieron eso. Eran como frailes construyendo la casa, entonces el resultado tenía que ser muy bueno.

Fotografía: Argos

Hablemos un poco del aspecto térmico de la casa.

Una casa que sea sostenible siempre tiene que estar bien orientada, debe ser climáticamente cómoda, es decir, conservar su calor en el día para que se atibie en la noche. Esta orientación y las superficies que dejan que entre mucho sol en las horas factibles hacen que la casa tenga esa condición.

Con las terrazas verdes, cuando tú pones un maní forrajero sobre una losa de concreto estás aislando la temperatura externa de la interna, es decir, no estas transmitiendo nada porque la naturaleza es sabia y toma de ella lo que le convierte, refleja lo que no le interesa, ese colchón verde que se hace entre la terraza y la casa mantiene completamente independiente la temperatura externa de la interna.

Ese aislamiento de las terrazas hace que la temperatura funcione muy bien, fuera de eso, el verde sobre las losas hace que no se dilaten y que mantengan una temperatura constante, no hay goteras entonces.

Lo otro es que nosotros en el trópico tenemos casi trece horas de calor lumínico, en Suecia eso es inconcebible ya que pasan seis meses a lo oscuro, así que en esta casa instalamos unos paneles solares que calientan el agua que se usa.

Esta casa cumple con todo lo que tiene que cumplir, y te confieso sin ánimo de falta de humildad: que la buena arquitectura siempre es sostenible, porque se hace bien, con la orientación que es y con los materiales indicados.

Fotografía: Argos

¿En qué otros proyectos está trabajando Nano?

Ahora estamos trabajando mucho con la Universidad Nacional en unos bloques de cemento para hacer muros de contención de 22 metros llamados “muros ecológicos”, porque son como una matera, este es un proyecto que me hipnotiza. Yo no le cobré a la universidad, yo les dije: “Hagámoslo porque con esto sí me voy para el cielo”. Está previsto que comencemos en 2013 y te digo que seré el ser más feliz del mundo cuando el muro esté construido.

Fotografía: Argos

Y para terminar, ¿qué significa para Nano el reconocimiento que le hizo Asocreto?

Todos aquellos que vivimos en el mundo de la creación tenemos que mostrar nuestro trabajo porque no tendría ningún sentido hacer una cosa maravillosa y guardarla en el clóset, uno tiene que mostrar su obra, entonces estos reconocimientos lo satisfacen a uno porque es un premio a una labor. A mí ver a Uribe tembloroso exponiendo el proyecto me hizo el ser más feliz del mundo porque Uribe es tan bella persona, que qué maravilla que él se lo gane. Él está que no se cambia por nada, entonces no deja de ser una satisfacción porque es una obra hecha con juicio y profesionalismo. Qué bueno que Dios es tan maravilloso que le da a uno estas cositas.

De las 8 obras premiadas por Asocreto, Casa Betania fue la única galardonada en dos categorías: Arquitectura en Concreto y Tecnología en Construcción de Edificaciones.

Para ver obra galardonada visita el siguiente enlace:

http://www.360gradosblog.com/index.php/casa-betania-el-arte-de-construir-geometrias-perfectas-en-concreto/

Para conocer más de Laureano Forero y su pensamiento, te recomendamos un muy buen video:

 

 


Promedio de valoración

Sobre el autor


4 Respuestas a Arquitectura contemporánea en concreto: Laureano “Nano” Forero habla de la Casa Betania

    avatar
    Carlos Alberto Martinez Humanez dice:

    Me impresiona la sencillez y facilidad con la que demuestra que todo ser humano es capaz de triunfar si lo desea y lo contruye. ¡pregunto a usted!
    Cuando un Arquitecto diseña un proyecto, tiene ya una visión global del final de lo que busca o simplemente va armando bosquejos o conceptos?
    Soy adminsitrador de empresas y trabajo con Soluciones en Sonido, me gustaría integrar mis proyectos con sus proyectos de arquitectura.- Cel. 3173653319
    Cuando visite Cali. lo invito a conocer la Empresa que Administro

    Lo mejor para usted en este 2013

    Responder a este comentario
    avatar
    German Gonzalez Duque dice:

    Considero que la presentación de las Obras le da realce a la arquitectura , es un articulo por demás cargado de belleza y con un aporte muy importante de ingeniería. Me gustaría conocer el correo de su autor para felicitarlo y agradecerle por sus logros.

    Responder a este comentario
    avatar
    Responder a este comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

 


Artículos relacionados

Archivo

Asesor virtual en línea
Inicia sesión o regístrate para poder contactarte con nuestro asesor técnico en línea